Blair Witch (2016, Adam Wingard)

Lamento ser portador de malas noticias, pero para todos aquellos que esperabais algo distinto o novedoso respecto a El proyecto de la Bruja de Blair, vais a quedar altamente decepcionados cuando veáis esta cinta. En un principio, no estaba claro si se trataba de una secuela, un reboot o un remake. Las dudas se aclaran rápido cuando en los primeros minutos del largometraje vemos que se trata, sin duda, de una secuela de la cinta que triunfo en 1999 a manos de Daniel Myrick y Eduardo Sanchez.

Blair Witch, empieza con James, el hermano de Heather, tratando de formar un grupo para ir a buscarla al bosque de Burkittsville, donde se cree que desapareció años atrás. Una vez convence a sus amigos para que le acompañen, empezará la peor experiencia de su vida.

El mismo argumento en distintas épocas. Esta secuela es simple y llanamente una actualización de la cinta original, puesto que, recordad, que era de otro siglo. Blair Witch opta por mantenerse en el mismo género de Found Footage. De no haber seguido la estela de la primera, más de un espectador hubiera salido de la sala del cine en mitad de la proyección al descubrir que habían destruido uno de los iconos más importantes del género de terror que inspiró cintas posteriores -acompañada de Holocausto Canibal-. La parte buena del largometraje es  que mantiene la esencia que todos conocíamos de El proyecto de la Bruja de Blair, adaptándola a las nuevas tecnologías para ver si, del mismo modo, un grupo de personas tendría los mismos problemas con un mapa que con un GPS o un dron.

La verdad es que esta secuela recuerda a lo que sucedió con las dos primeras entregas de [REC]. En la primera, tan solo había una cámara y todo era desde el mismo punto de vista. Sin embargo, en la segunda entrega, el punto de vista podía variar gracias a las diversas cámaras que llevaban los GEOS en los cascos. Pues lo mismo sucede con Blair Witch. En la secuela tenemos varios puntos de vista aportados por diversas cámaras mientras que, en la primera, solo teníamos un punto de vista.

058100

El problema es cuando, a medida que pasan los minutos, te percatas de que es demasiado parecida a su predecesora. Incluso hay partes que se utilizan los mismos planos. Con esto, la conclusión que se saca es que en vez de una secuela, es una especie de homenaje al largometraje original porque, de lo contrario, me parece un verdadero insulto para todos los fans del género y de El proyecto de la Bruja de Blair. La cinta evoluciona de igual manera que la de 1999: un grupo de amigos llega al bosque y empiezan a caer uno a uno por la leyenda de la bruja, a la cual vemos físicamente en esta entrega.

Ahí es donde reside otro de sus fallos imperdonables, el darle forma física a la bruja. Recordad que en la cinta de MyRick y Sanchez, se nos hablaba de su existencia y, sabíamos, que cuando sucedía algo sobrenatural se trataba de ella. Pero no sabíamos qué aspecto tenía, ni tampoco se pretendía mostrarla porque, a priori, siempre se tiene miedo a aquello que no se conoce. En Blair Witch se peca justamente de lo contrario, de mostrarla, darle nombre y explicar incluso cual es su modus operandi para acabar con sus víctimas. Por este lado, la cinta pierde todo lo que había conseguido la primera película sobre el mito o leyenda de la bruja.

Por otro lado, Blair Witch consigue mantener una tensión perfecta en la que sumergir al espectador. Por consecuencia de dicha tensión aparece el pánico, acompañado de unos efectos de sonido, algo excesivos para mi gusto, intentando crear un estilo parecido al de James Wan. Los típicos jumpscare. Llega un momento que no sabes si te estas asustando por lo que ves o por el golpe de sonido. La ambientación, el lugar y demás, es exactamente igual que en El proyecto de la Bruja de Blair, por lo que os sentiréis como en casa cuando entremos con los protagonistas a Burkittsville.

El reparto de la película es bastante estándar, tipo serie B. No hacía falta, de hecho, tener actores conocidos en esta historia porque le hubiera quitado encanto. Ahora bien, eso sí, la actuación que realiza la actriz Callie Hernandez como Lisa, resulta bastante agobiante y llega a rozar la sobreacutación en situaciones de tensión máxima.

En corto, Blair Witch está llena de guiños a su antecesora pero no termina de funcionar como secuela. Sigue la misma esencia pero se carga aquello que en 1999 nos hizo temblar de miedo sin siquiera saber qué era ni cómo era: la bruja. Aunque Blair Witch haya tenido mucho más presupuesto que el largometraje original, pretende seguir muy de cerca los pasos de esta y hacerlo lo más sencillo posible.

Lo mejor: Que mantenga la esencia del film de 1999 y los pequeños guiños.

Lo peor: El final, la sobreactuación en algunos momentos, los golpes de sonido y la destrucción del personaje de la Bruja de Blair.

Un comentario en “Blair Witch (2016, Adam Wingard)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s