Doctor Extraño (2016, Scott Derrickson)

El Doctor Stephen Strange es un reputado neurocirujano de Nueva York caracterizado por su gran ego y poca humildad. Una noche, Strange sufre un accidente de coche que le destroza las manos y, a causa de esto, nunca más podrá volver a coger un bisturí. Desesperado por intentar curar las partes dañadas de su cuerpo, decide ir a al Himalaya, a un lugar llamado Kamar-Taj donde espera encontrar un método de curación efectivo. En vez de eso, encontrará a La Anciana, una maestra de las artes místicas que le cambiará la vida para siempre. 
Aunque el argumento no parezca demasiado elaborado, es apto para conseguir su objetivo principal, esto es, introducir a un nuevo personaje en el MCU (Universo Cinematográfico de Marvel). Haciendo incluso referencias a otros largometrajes de la compañía y dejando, como siempre, pequeñas migas de pan para las próximas entregas, por ejemplo nombrando la ubicación de otra Gema del Infinito, una pieza que Thanos necesitará para su próxima aparición en la gran pantalla con Infinity War. Si permanecéis atentos, incluso, podréis ver la torre de Los Vengadores en un plano de la ciudad de Nueva York.

Las expectativas estaban muy altas con este blockbuster de Marvel Studios, dado que la protagoniza uno de los actores más punteros de Hollywood: Benedict Cumberbatch. Este actor camaléonico (Star Trek: Into Darkness, Descifrando Enigma), da vida al personaje más místico de la historia de Marvel. A priori, esto no es sencillo ni para el director ni para los protagonistas, porque es la primera vez que se introduce un universo de magia donde no todo tiene una explicación ni tiene por qué tener sentido. Como no podía ser de otro modo, el actor ha clavado al personaje que le tocaba interpretar. Y es que el Doctor Extraño de Cumberbatch es una especie de mezcla entre su Sherlock y el Tony Stark (Iron Man) de Robert Downey Jr. Haciéndose así un lugar en el género de los superhéroes por la puerta grande y convirtiéndose, del mismo modo, en uno de los favoritos del público.

doctor-strange

Si os quedasteis con la boca abierta con la arquitectura de Origen (Christopher Nolan), en Doctor Extraño puede que os estalle la cabeza cuando ni siquiera vosotros mismos sepáis por dónde están corriendo o moviéndose los personajes en la pantalla: en el techo, en un lateral de una habitación o si simplemente están en otra dimensión. La verdad es que, Doctor Extraño, es impecable en lo que a efectos especiales y montaje se refiere. Hasta ahora, habíamos visto combates contra monstruos (Los Vengadores), conflictos espaciales (Guardianes de la Galaxia) y visitado extrañas tierras mitológicas (Thor), pero nunca habíamos pasado a otras dimensiones dentro de una misma realidad (al más puro estilo Interstellar). Hay que permanecer alerta durante el largometraje para percatarse de la ubicación exacta de los personajes, porque, si nos descuidamos, podemos perder el sentido de la orientación.

En cuanto a los personajes, encontraremos a una gran variedad, aún teniendo en cuenta que se trata de un origen y toda la atención caerá sobre Benedict Cumberbatch. Tilda Swinton será la encargada de dar vida a La Anciana (la hechicera Suprema). Aunque su papel sea breve, no se queda atrás en ningún momento del filme, haciendo de maestra dura a un hombre que ha perdido lo que más le importaba en su vida: su profesión. Por otro lado, Rachel McAdams -actriz que ya hemos visto en cintas de Sherlock Holmes con Robert Downey Jr jugará el papel de Christine Palmer, la amante de Stephen Strange. En este caso la actriz sí que queda desaprovechada por una razón muy sencilla: Disney sigue con su idea de no mostrar relaciones de pareja en sus largometrajes. Según la edad que se tenga, esto puede llegar a resultar odioso por el simple hecho de que lo plantean como un concepto tabú o prohibido y, realmente, no debería ser así.

El peso de antagonista caerá sobre los hombros de Mads Mikkelsen (Hannibal) como Kaecilius, un antiguo alumno de La Anciana que se reveló y ahora pretende desatar el poder de Dormmamu sobre la Tierra. En Doctor Extraño no termina de convencer en su labor de villano. Aunque sí que se entienden sus motivaciones personales, a veces se hace hasta previsible lo que va a hacer y no consigue que le veamos como una real amenaza. Siendo sinceros, esto es también a causa de que Benedict Cumberbatch transmite la sensación de tenerlo todo bajo control. La evolución que presenta el personaje de Stephen Strange resulta asombrosa, llega a parecer que Cumberbatch realiza una interpretación de dos personajes distintos: la de médico arrogante y la de hechicero protector del mundo. En otras palabras, el actor se mueve como pez en el agua interpretando a este hechicero.

Para ir concluyendo, Marvel Studios trae una cinta cuyo único objetivo es entretener y ofrecer un espectáculo visual memorable. Además, y para los más curiosos, nos introduce de lleno en la mitología oriental y presenta algunos de sus elementos, como el Ojo de Agamotto, el Sancta Santorum o los viajes astrales.

Lo mejor: La actuación de Benedict Cumberbatch, el ambiente Oriental, el CGI y las múltiples referencias a los cómics.

Lo peor: A veces la sobrecarga de humor al estilo de Iron Man.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s