Crítica de “Rogue One: Una historia de Star Wars” 

Crítica de Rogue One: A Star Wars Story – Dirigida por Gareth Edwards – Reparto: Felicity Jones, Diego Luna, Ben Medelsohn, Mads Mikkelsen, Forest Whitaker, Donnie Yen, Jiang Wen, Alan Tudyk y James Earl Jones – Compositor Michael Giacchino – Productora Lucasfilm Ldt – Distribuidora Walt Disney Studios Motion Picture Spain. 

Rogue One tenía todas las de perder cuando, en un principio, se anunció que no tendría la típica entradilla de Star Wars, ni contaría con la banda sonora de John Williams, ni que tampoco seguiría el arco argumental principal de la saga espacial más famosa por excelencia en el mundo del cine, sino que simplemente sería una historia aparte. El director, Gareth Edwards, aún teniendo que cargar con este buffet libre para los más críticos y fieles seguidores a Star Wars que estaban esperando cuchillo en mano el estreno de la cinta para reivindicar lo indignados que estaban con ella, ha conseguido tejer una historia que hila perfectamente dos películas realizadas en épocas distintas y separadas por décadas la una de la otra. En este sentido, puede que Rogue One no sea la mejor historia que Star Wars ha contado, pero sí que es la que mejor se adapta al material ya existente y que consigue ganarse, a pulso, un hueco para bien en las memorias de los fanáticos de Lucas.

Edwards huye de ese infantilismo típico y tópico de los largometrajes de Disney, tanto como le es posible, para dar a Rogue One un tono más oscuro y adulto rememorando así los clásicos episodios IV, V y VI, pero dándole, acertadamente, su toque propio. Sin embargo, si en El Despertar de la Fuerza vimos cómo el argumento era muy similar al de Una nueva esperanza -con sus variaciones, por supuesto- en Rogue One vemos un acercamiento agudo al Retorno del Jedi. Ambas tienen un parecido asombroso en lo que al último acto se refiere, sobre todo con la batalla final. Manteniendo y creando a su vez, un in crescendo de los acontecimientos donde poco a poco, la historia nos llamará cada vez más la atención, aguantando hasta el último segundo de cinta el clímax del largometraje. Hay que tener en cuenta, por desgracia, que los que ya conocen la saga pueden deducir sin ningún problema la resolución de los acontecimientos y esperarse todo lo que está por llegar.Y, por otro lado, todo aquel que sea nuevo en este universo va a encontrarse totalmente perdido en un mar de conceptos como la fuerza o los jedi que vienen mayormente proporcionados por el místico personaje Chirrut Imwe (Donnie Yen).

rogue-one-star-wars-5

Rogue One tiene, a su vez, el inconveniente de tener que presentar a un grupo de personajes protagonistas que luego no dejen huella ninguna en la historia venidera, ya realizada por Lucas hace años, para que el argumento sea correcto. De este modo, Edwards va a contar con un elenco de actores bastante popular para dar vida a sus personajes. La protagonista será Jyn Erso (Felicity Jones), la hija de un ex-científico del Imperio, Galen Erso (Mads Mikkelsen) que, junto con un grupo de compañeros, deberá ayudar a la rebelión a obtener los planos de un arma que el Imperio ha creado y que es capaz de destruir planetas de un plumazo. El argumento, por tanto, está más que justificado para que Rogue One pueda ser un spin-off de Star Wars, si se tiene presente que nunca se nos mostró ni explicó, en la saga original, cómo se consiguieron los planos de la Estrella de la Muerte.

No obstante, a pesar de realizar el elaborado trabajo de crear un arsenal nuevo de personajes solo para esta historia, no terminan de funcionar como equipo hasta que llega el final, y de manera un tanto forzosa -a excepción de Jyn y Cassian Andor (Diego Luna)-. Con un Forest Whitaker muy desaprovechado que, la verdad, teniendo en cuenta la trayectoria del actor podría haber dado mucho más de sí.

En el ámbito de montage y efectos especiales, la película es impecable. Demostrando que con ayuda del CGI, un actor puede lucirse en la pantalla sin necesidad de estar él mismo presente. Trayéndonos de vuelta a personajes como Tarkin (Peter Cushing) o a un Darth Vader, devastador, con la voz original del mismo James Earl Jones. Los cameos están a la orden del día y son incontables, por lo que los seguidores a la saga disfrutarán con estos pequeños detalles de esta space opera.

Viendo este largometraje desde una perspectiva alejada, y genérica, Rogue One: Una historia de Star Wars consigue mantener la esencia de Star Wars sin formar parte siquiera de la saga en sí. Una cinta por y para los fans que, por fin, pueden ver con sus propios ojos lo que realmente sucedió con los planos de la estrella de la muerte y el alto precio que se pagó para conseguirlos. Se echa de menos, sin ninguna duda, la banda sonora original de John Williams. Aunque ciertamente, el compositor Michael Giacchino solo tuvo un mes para realizar una nueva BSO y conseguir adaptarla en los momentos más adecuados. Resumiendo, Rogue One es una digna película de Star Wars que mantiene aquello que nos enamoró de la trilogía original, alejándose de Disney y dejando ver con un poco más de claridad la esencia de su supuesta predecesora: La Guerra de las Galaxias.

Veredicto

Lo mejor: El espectacular tramo final y los cameos de los personajes de la trilogía clásica. La voz original de Vader de James Earl Jones.

Lo peor: La historia es previsible, a veces falla la conexión entre los personajes y la banda sonora de Williams se echa de menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s