Underworld: Guerras de Sangre (2016, Anna Foerster)

Selene es ahora una paria, perseguida tanto por sus hermanos vampiros como por sus eternos enemigos, los licántropos. Sin embargo, se verá obligada a volver a tomar su posición como Guerrera de la Muerte cuando el consejo de vampiros del este reclame su ayuda para vencer al nuevo y poderoso líder de los licántropos que amenaza con destruir para siempre a los vampiros: Marius. 
Tras el fracaso y la decepción de Underworld: Awakeing (2012), Anna Foerster se aventuró a dirigir -y producir- su primera película que, a su vez, es la última de una de las sagas más famosas de vampiros y licántropos del siglo XXI: Underworld Guerras de Sangre. La historia correrá a manos del guionista Cory Goodman, quien muy acertadamente opta por intentar realizar un borrón y cuenta nueva trayendo a Guerras de Sangre la esencia  de acción y terror que enganchó a muchos seguidores del cine de género a esta saga fantástica al estilo The Matrix.

Pero a pesar de que la esencia regrese, Guerras de Sangre no es la mejor, ni la peor de la franquicia vampírico-licántropa. Simplemente es una más que la único que tiene de especial es que es la encargada de cerrar la saga y, por tanto, será de las más recordadas por sus seguidores -tanto para bien como para mal-.  Para esta ocasión, el guionista dejará aparte todo lo relacionado con la humanidad para centrarse en el desenlace de la Guerra del Inframundo.

En Underworld: Guerras de Sangre tendremos al mismo elenco de actores con los que la saga lleva contando desde, prácticamente, sus inicios. A excepción de algún que otro personaje que, en esta última entrega, cobrará un mayor protagonismo. Me refiero, concretamente, al personaje de David interpretado por Theo James. En la pasada entrega, Awakeing, David era el personaje encargado de substituir a Michael, el híbrido amante de Selene. Sin embargo, su breve y pobre aparición lo dejó muy mal en la tercera entrega por lo que, esta vez, se le ha dado a David una mayor importancia para que por lo menos sea un personaje imprescindible para la batalla final.

Pero el mayor problema de Guerras de Sangre recae en su argumento. Un argumento que empieza con un primer acto correcto, que sigue con un segundo acto que baja ligeramente el nivel, pero que no se sostiene por ningún lado en su resolución final. La cinta crea una ideas y expectativas al inicio que no se corresponden con la solución del conflicto. Teniendo en cuenta que esta franquicia se ha basado enteramente en la guerra entre vampiros y hombres lobo, el desenlace -y, por ende,  el fin de la lucha- no hace justicia a toda la historia que se ha creado alrededor de los personajes y las pequeñas subtramas que han ido surgiendo en las distintas películas que componen Underworld. Aunque teniendo en cuenta que esta quinta entrega no era necesaria y se ha hecho únicamente para sacar dinero en taquilla, se puede pasar. Porque, realmente, lo único que pretende Guerras de Sangre es entretener a base de combates con unas coreografías estudiadas al milímetro, tiroteos de balas de plata y UV y alguna que otra vampiresa sensual -haciendo guiño a la clásica figura de las prostitutas del príncipe de las tinieblas-.

Así pues, Underworld: Guerras de Sangre es una película más de acción con un ambiente gótico que culmina una larga saga de entregas de dos monstruos clásicos de Universal.

Veredicto

Lo mejor: La ambientación gótica , la acción y el regreso de la esencia de Underworld.

Lo peor: Se deshincha en el tramo final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s