Crítica de “Drácula de Bram Stoker” – El monstruo romántico de Coppola

Crítica de Drácula de Bram Stoker – Dirigida y escrita por Francis Ford Coppola – Protagonizada por Gary Oldman, Winona Ryder, Keanu Reeves, Anthony Hopkins, Cary Elwes, Sadie Frost, Richard E. Grant, Billy Campbell – Producida por Columbia Pictures – Distribuida por Sony Pictures Releasing España.

Probablemente, estemos delante del mito más adaptado de la historia del cine fantástico desde el nacimiento del Expresionismo Alemán y desde que Universal se aventuró a dar a luz su universo de monstruos. Francis Ford Coppola, director de este clásico de terror moderno, venía de grabar su querida El Padrino II y la infravalorada Apocalypse Now. Después del fracaso de ambas en taquilla, decidió realizar un largometraje sobre la novela más querida y conocida de Bram Stoker: Drácula, un personaje que es puro terror pero, al mismo tiempo, la más dulce de las poesías románticas. En cierto modo, sería mejor substituir el nombre de Coppola por el de Bram Stoker en el título puesto que el director y guionista representó la historia a su manera pero, eso sí, respetando las partes más importantes de la novela en la que se basaba para no profanar la historia.

El filme estará dividido en dos partes: una primera mitad terrorífica y espeluznante donde residiremos en el castillo de Drácula junto con el abogado Jonathan Harker (Keanu Reeves). Y una segunda en la que caminaremos por la Inglaterra Victoriana de la mano de Mina Murray (Winona Ryder) intentado resistir los sensuales encantos del príncipe de las tinieblas. Con un tono gótico y una expresiva banda sonora, Coppola va a sumergirnos en esta versión romántica sobre el monstruo que lleva aterrorizando el mundo del celuloide desde el cine primitivo. El director otorga una importancia a los personajes que permite al espectador poder empatizar con ellos con gran facilidad. Centrándose, sobre todo, en aportar al protagonista, Drácula, una carácter dual para que, del mismo modo que le tenemos miedo, podamos sentir lástima por su perdida y el dolor que ha soportado durante siglos.

Por lo tanto, la evolución de los personajes a lo largo de todo el largometraje estará muy bien desarrollada y marcada, ya que, a medida que sean necesarios, irán apareciendo para ayudar a frenar a la bestia insaciable de sangre. De modo que, tanto personajes principales como secundarios, realizarán interpretaciones brillantes y difícilmente rebatibles. Desde un Gary Oldman encarnando a un Drácula sublime sin nada que envidiar a Bela Lugosi o Christopher Lee, hasta un Anthony Hopkins en el papel de Van Helsing que sin duda llega a poner la piel de gallina de igual manera que el monstruo al que intenta dar caza.

En corto, la versión de Coppola sobre Drácula es una de las más bellas obras que el séptimo arte ha brindado jamás al cine de género. Una obra llena de un terror onírico en el que el espectador se va a ver preso en una historia que, en el fondo, no deja de ser una cruzada romántica entre un príncipe y su princesa, separados ahora por océanos de tiempo. La obra que realzó al director americano de Detroit ganando tres de cuatro nominaciones a los Oscar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s