Múltiple (2017, M. Night Shyamalan) 

Como ya venía anunciando con La Visita, M. Night Shyamalan ha dejando totalmente claro con Múltiple que vuelve a estar en forma y dispuesto a asombrarnos con argumentos tan intensos y oscuros como los de sus primeros largometrajes. En su nuevo thriller, Shyamalan lleva al límite el poder de la mente humana con Kevin (James McAvoy), un hombre herido y con múltiples traumas que para defenderse de ellos ha desarrollado 23 personalidades distintas. En otras palabras, en una sola mente, habitan 23 personas diferentes. Con ello, el director va a generar un debate abierto sobre la posible identidad del superhombre de Nietzsche, hablando sobre la contingencia de que estas personas que sufren trastornos de personalidad y que en un pasado han sufrido acosos, maltratos u otros males que han derivado a cierto aislamiento social, sean realmente personas que tienen una capacidad cerebral superior a la del resto del mundo ordinario.
El encargado de realizar el papel principal, y prácticamente único, de Múltiple es James McAvoy, ese actor escocés de cine y teatro que empezó a ser mundialmente conocido con su papel en X-Men: Primera Generación interpretado al Profesor X y recientemente visto en Victor Frankenstein. McAvoy va a meterse en la piel de ocho personas distintas -no todas las que Shyamalan vende- cargándose a las espaldas casi toda la cinta de Múltiple en la que, si no fuera por él, no sería ni la mitad de buena.

La puesta en escena que Shyamalan emplea se acerca a las cintas de terror clásicas en las que solo había un único escenario y los personajes debían huir o eliminar al supuesto “villano” para poder sobrevivir. Para esta ocasión, pues, permanecemos encerrados en una especie de sótano situado debajo de un zoo en el que Casey Cooke (Anya Taylor-Joy) -la cual ya está experimentada en el género gracias a La Bruja– y otras dos chicas convivirán un tiempo con las distintas personalidades de Kevin. Durante 120 minutos de largometraje en ese ambiente claustrofóbico y sombrío, será donde el director va a reivindicar que lo sencillo es lo que realmente hace funcionar al cine de género. No hace falta nada más que una buena banda sonora, un buen antagonista y un montaje dinámico para generar ese punto de tensión y nerviosismo en el espectador.

En corto, M. Night Shyamalan trae una cinta de misterio y terror con una fuerte mensaje de fondo para, además de hacer pasar un rato verdaderamente angustioso, hacernos pensar sobre las pequeñas reflexiones que la terapeuta de Kevin, la Dra. Karen Fletcher (Betty Buckley), realiza a lo largo de todo la película acerca del verdadero poder de la mente. Dejando para el final un giro argumental que, si sois fieles seguidores del director, vais a disfrutar como niños.

Veredicto

Lo mejor: La exploración de la mente humana y la actuación de James McAvoy.

Lo peor: Igual que pasó con el tono del tráiler de El Bosque, Shyamalan nos engaña esta vez con el número de personalidades de Kevin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s