La Bella y la Bestia (2017, Bill Condon) 

La La Land abrió la veda de traer de vuelta a los musicales y Disney, como no podía ser de otro modo, se ha subido al carro para poder hacer la máxima taquilla posible independientemente de si la cinta es funcional o no. Es obvio que no hacía falta un reboot de La Bella y la Bestia, pero también hay que tener en cuenta que los más pequeños también se merecen su propia versión para disfrutarla en el cine. Aunque, por desgracia, ni se acerca a la calidad de El Libro de la Selva de Fauvreau.

Los protagonistas de la extensa saga de Harry Potter siguen intentado huir de sus papeles que les dieron a conocer al mundo como jóvenes magos de Hogwarts optando por interpretar cualquier cosa que se les pase por delante. Mientras Daniel Radcliffe estrena ‘Imperium’, Emma Watson se aventura a dar vida a una de las princesas Disney que más furor causó -y causa-. Pero a diferencia del dibujo animado en el que se inspira para su interpretación, es que la actriz no consigue transmitir nada como protagonista y parece perdida en la mayoría de las escenas. Quedando a merced de ser eclipsada por el conjunto de objetos vivientes que residen en el castillo de la Bestia. A la que Dan Stevens, por el contrario, sí que pule y caracteriza con cierto humor consiguiendo empatizar con los espectadores.

Los números musicales del film imitan la estética y el modus operandi de su predecesora. Siguen muy de cerca las ideas claves que los hacían tan especiales. Sin embargo, en un intento de querer dejar su propia marca, Bill Condon cambia el ritmo de las canciones y trae nuevas piezas que complementan las que ya vimos y escuchamos en VHS tiempo a. Estas incorporaciones tan novedosas no hacen sino más que no aportar absolutamente nada y alejar la historia de su objetivo.

La Bella y la Bestia es un producto revienta-taquillas prescindible que solo consigue funcionar en los momentos que los personajes secundarios, como LeFou, Lumière o Ding Dong toman el protagonismo. Disney se redime de su actitud machista del pasado aportando al film cierto toque feminista complementado por la homosexualidad de un par de personajes.

Veredicto

Lo mejor: La recreación del castillo y sus componentes. Los personajes de Lumière y LeFou.

Lo peor: Los números musicales no funcionan como los de su predecesora. Emma Watson parece estar perdida en el papel protagonista.

2 comentarios en “La Bella y la Bestia (2017, Bill Condon) 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s