Nieve Negra (2017, Martin Hodara) 

Nieve Negra tiene todos los elementos para ser el típico thriller al que estamos acostumbrados en que los giros de guión son muy previsibles y que posee unos personajes que vamos conociendo a medida que se resuelve el misterio que los rodea. Sin embargo, Nieve Negra, funciona de maravilla gracias a esa estética propia del terror en el que unos pocos personajes, tres en este caso, conviven aislados en una vieja casa en la montaña para solucionar un asunto familiar que termina convirtiéndose en un whodunit estilo Los Odiosos Ocho. 
El film está protagonizado por Ricardo Darín, Leonardo Sbaragalia y Laia Costa. Pocos personajes, lo que le permite al director centrarse más en ellos para trabajar a fondo sus personalidades y permitir al espectador poder, incluso, escoger cuál de ellos esconde un secreto y cuál no. Aunque, por mala fortuna, se descubre demasiado temprano si uno es un poco avispado. El que se lleva la mejor actuación a casa es Ricardo Darín. El actor se mete de lleno en su personaje y nada como pez en el agua con él, una especie de ermitaño solitario que vive en las montañas nevadas alejado de cualquier contacto con la civilización. Su apariencia recuerda a una mezcla entre Kurt Russell en The Thing con ciertos toques de Joel de The Last of Us. Laia Costa complementa bien el reparto obteniendo mayor protagonismo según avanzan los minutos mientras que, por el contrario, Leonardo Sbaragalia está desubicado en escena. Puede ser porque su personaje no resulta tan atractivo como el de Darín, pero lo que está claro es que se queda bastante atrás respecto a sus dos compañeros.

Nieve Negra no ofrece nada que no hayamos visto. Tiene una construcción clásica en el que los hechos se van desvelando y construyendo a base de flashbacks, lo que entorpece el ritmo de la cinta en sí en los momentos donde el suspense está teniendo su auge. A pesar de ello, es un thriller más que entretenido que sin duda agradará a aquellos que les guste romperse un poco los sesos para descifrar el misterio que envuelve a los protagonistas antes de que el film llegue a su final y sea él quien nos lo desvele.

El tono oscuro y frío con el que Hodara envuelve Nieve Negra es lo que le da tanta intensidad y provoque ese aire de misterio. Recurre a los elementos más tópicos, una tormenta, el hambre, o la propia luz, para encerrar a sus actores en una cabaña y cocer a fuego lento un juego de secretos, traiciones, malentendidos y engaños.

 

Veredicto

Lo mejor: La puesta en escena y la actuación de Ricardo Darín.

Lo peor: Un poco extensa para lo que tiene que contar, que en resumen es un drama familiar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s