Baywatch (2017, Seth Gordon) 

Baywatch, esa película que ya desde su primer tráiler, y desde incluso su primera mención de existencia, ya echaba pestes por todas partes y se hacía odiar por muchos fans de la serie televisiva de los 90 en la que se basa. El resultado final ha sido como era de esperar: un film que ha intentado abarcar demasiados géneros y que no ha sabido destacar en ninguno. La Baywatch de Seth Gordon funciona a modo de parodia de la serie original que se hizo famosa por la cantidad de actores y actrices de buen ver que aparecían en bañador corriendo sin motivo alguno por la playa. El film de Gordon no podía quedarse atrás, por lo que siguiendo la estética y la forma de las últimas entregas de Fast and Furious, Baywatch ofrece un sinfín de escenas y momentos en los que los actores protagonistas, como Dwayne Johnsson o Zac Effron -el chico Disney que ahora intenta limpiar su nombre demostrando que sabe hacer otras cosas además de cantar- se lucen para deleitar a los espectadores con sus escultóricos cuerpos.

Pero para hacer un buen largometraje de comedia y acción, hace falta mucho más que eso. Incluso para hacer un metraje de Los Vigilantes de la Playa hace falta mucho más. Algo así como carisma de sus personajes -cosa que solo logra el personaje de Jon Bass y el de Johnsson en ocasiones- y una historia original que no beba de otras como la ya nombrada A todo Gas. Gordon desperdicia su buen y divertido inicio en las playas donde los protagonistas realmente actúan como tales vigilantes, y lo sacrifica todo para hacer que los supuestos vigilantes se conviertan en algo parecido a agentes supersecretos con habilidades semejantes a las de James Bond y con canciones veraniegas de fondo para recordarnos que estamos viendo un invento parecido al de la serie de los 90 adaptado a la actualidad.

Incluso su larga duración resulta ser un lastre para Baywatch haciendo que sea realmente difícil de disfrutar pasada su trepidante y dinámica primera hora. Un film con falta de personalidad y con múltiples carencias que hacen que su potente comedia llena de subtextos quede eclipsada por su somnífero argumento.

 

Veredicto

Lo mejor: Su inicio y las intervenciones de Jon Bass

Lo peor: Todo lo demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s