La Forma del Agua (2017, Guillermo del Toro)

Recientemente, una película de género fantástico consiguió lo que parecía imposible: ganar un premio en un festival como el de Venecia. En concreto, hablo de The Shape of Water (aka La Forma del Agua), el último y mejor largometraje de Guillermo del Toro. Este director mexicano lleva años realizando films de este género tratando de transmitir mensajes y moralejas a través del uso de la fantasía, el terror y, en ocasiones, como Pacífic Rim, la ciencia-ficción. Y todos esos proyectos le han llevado hasta la cumbre del fantástico para traer la que es una de las mejores películas del año. La ya nombrada La Forma del Agua es un cuento de hadas al estilo de La Bella y la Bestia donde se exhibe que el amor es el sentimiento más poderoso del mundo y que no entiende, en este caso, ni siquiera de especies.
Su estética de los 60 es solo un artificio para poder remarcar más esta historia ficticia que nos sitúa en plena Guerra Fría entre Estados Unidos y la URSS. Pone sobre la mesa un estado de guerra entre los humanos para destacar por encima a sus dos principales protagonistas: una mujer sordo-muda que se evade de la terrible realidad machista en la que vive como puede, y un extraño ser acuático -inspirado claramente uno de los personajes de Hellboy, “azul”- del cual se desconoce por completo su procedencia. Estos dos personajes van a ser los encargados de hacernos creer este loco argumento salido de la maravillosa mente de Del Toro. Y, desde luego, lo logran con creces. La Forma del Agua enseña que los monstruos pueden tener tantos o más sentimientos que las personas. Que no hay que castigar o rechazar a lo que sobresale de la normalidad, sino que hay que abrazarlo. Olvidaos de ver aquí cualquier atisbo de idea salida de la Hammer por el hecho de que aparece un ser que parece mitológico. The Shape of Water va mucho más allá de solo intentar entretener con un circo de seres freaks.

Guillermo del Toro firma aquí su mejor cuento fantástico, superando a su querida La Cumbre Escarlata que ya dejó el listón bien alto en el subgénero gótico.

 

Veredicto

Lo mejor: Su puesta en escena, el trabajo artístico y la brillante dirección de Del Toro. La actuación de Michael Shannon es digna de nominación al Oscar.

Lo peor: Su ritmo puede hacerse repetitivo llegados a un determinado punto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s