The Meyerowitz Stories (2017, Noah Baumbach)

Resulta irónico, e increíble, que una película que pasó por el Festival de Cannes, ese festival donde silban al logo y películas de Netflix, encuentre ahora refugio en dicha plataforma VOD para llegar a las grandes masas a falta de que el largometraje no se lanzó en salas de cine públicas. Es maravilloso que The Meyerowitz Stories comparta estrenos de Netflix como The Babysitter, Fe de Etarras o la nueva adaptación de Stephen King, 1922. Puede que, después de ver este acontecimiento, muchos se replanteen el hecho de que, tanto cine comercial como plataformas online, pueden convivir sin ningún problema y favorecer, cada una a su manera, la industria cinematográfica.
Dicho esto, The Meyerowitz Stories es el último film de Noah Baumbach. El cual se centra en narrar los problemas que sufre una familia a través de diversos episodios, cada uno dedicado a una pieza esencial del conjunto familiar. Un conjunto que está formado por tres piezas fundamentales de la comedia moderna: Dustin Hoffman, Adam Sandler y Ben Stiller, a los que hemos podido ver en Tootsie, Niños Grandes o Zoolander, respectivamente. Incluso se ha podido verles trabajar juntos antes, como a Hoffman y Stiller, en Los Padres de Él y sus secuelas. Baumbach va a enzarzarnos en una historia llena de envidia, decepciones, rencores y enfados en la que tres hermanos deben reencontrarse entre ellos, y con su padre para un evento artístico en relación al trabajo de su progenitor. Es a partir de entonces cuando, de forma muy sutil, elegante y con las dosis de comedia justas, el director va a buscar que el espectador se vea claramente reflejado con las múltiples situaciones por las que atraviesa dicha familia mientras, por detrás, realiza diversas críticas al funcionamiento actual de algunas instituciones –como la sanitaria-, muestra frustraciones personales, como el afán de superación respecto a una figura paterna, y expone la expresión de la visión que tienen las masas del artista contemporáneo.  Una visión que Hoffman se encarga que esté a la altura de cualquier actuación nominada a los Oscar. Aun siendo el más mayor, y el que, en cierta medida, debería aportar menos comedia –función que asume Adam Sandler como payaso de circo habitual- el efecto resulta ser todo lo contrario. Hoffman devora a cualquiera que le acompañe en escena simplemente con su magna y veterana presencia. Y no es que él busque eso en concreto, es algo innato que lleva en su ser. Algo tan atractivo que hace que los ojos no se despeguen de su sombra en cada secuencia que aparece.

Aunque eso tampoco resulta ser un problema para que, tanto Sandler como Stiller, consigan sacarnos alguna sonrisa de vez en cuando. Pero a lo que voy, es que si The Meyerowitz Stories funciona tan bien como comedia con ligeros giros de drama, es gracias al correctísimo reparto que utiliza como espejo para representar a la gran mayoría de familias existentes.

 

Veredicto

Lo mejor: La actuación y la espectacular figura de Dustin Hoffman.

Lo peor: Que se la infravalore por ser un film de Netflix.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s