El sacrificio de un ciervo sagrado (2017, Yorgos Lanthimos)

La crueldad de Yorgos Lanthimos ha llegado a su máximo exponente. El director de Canino y Langosta se ha superado con creces con El sacrificio de un ciervo sagrado. Con todas las características de tragedia griega, el film cuenta la historia de un cirujano que debe elegir entre sacrificar lo que más quiere o perderlo todo para solventar un error que cometió en el pasado. Teniendo como estrellas principales de la función a Colin Farrell y Nicole Kidman, Lanthimos abre la película con una operación a corazón abierto que hace alusión directa a la falta de sentimientos que construyen su cinta. Los personajes la componen son totalmente vacíos, no se inmutan ante nada, ni nadie, ni tampoco parece importarles en absoluto su vida diaria. Son puras maquinas sin alma que vagan por el mundo cumpliendo los estándares de lo que a ojos de la sociedad son, una familia de clase alta. Tanto los ya nombrados Farrell y Kidman, están irreconocibles. En ningún otro largometraje se les había visto tan desconectados y la vez tan conectados con sus personajes por esa intención de representar a una sociedad carente de emociones. Y lo cierto es que consiguen transmitir mucho más que si su propósito fuera lo contrario; el de querer enviar una sensación al espectador de una forma tradicional. Sin dejar de lado a Barry Keoghan, representado como una deidad a la que Farrell debe ofrecer el sacrificio que se le reclama. Lanthimos se salta las reglas de la empatía y el carisma al arrastrar a su reparto a un abismo del que parece no haber posibilidad de retorno una vez se entra en él, puesto que cuando ha conseguido que se entre, la sensación de estar perdido en su film es constante. Es decir, que El sacrificio de un ciervo sagrado no es una película de fácil comprensión. Requiere una mente muy abierta, un mínimo de conocimiento sobre mitología griega –el mito de Ifigenia es la que da nombre y significado a la cinta- y, a ser posible, un par de visionados.

the-killing-of-a-sacred-deer-1200x520

Aunque eso no quita que algunas de las metáforas plasmadas no sean difíciles de descifrar. Y aún sacando su significado a la luz, siempre queda el regustillo de no entender en sí la complejidad con la que las está hilando todas ellas. Está el “ojo por ojo”, la denuncia a una sociedad fría y, en sí, las mentiras y chantajes por las que se mueve el mundo. Pero por el camino se quedan muchas otras que brillan por la poca normalidad con la que están representadas. Es como si en lugar de humanos el film estuviera compuesto por replicantes de Blade Runner, carentes de humanidad y movidos por una rutina interminable e inamovible.

La puesta en escena, por otro lado, delata ese vacío que Lanthimos quiere representar rodando sus planos en ambientes caracterizados precisamente por eso, por un vacío de color y de objetos constante. Escenas que no paran de pedir relleno o un poco de vitalidad. Incluso los exteriores están carentes energía. El sacrificio de un ciervo sagrado te hace sentir insignificante ante tales personajes y espacios. Incluso las situaciones se ven rematadas por una banda sonora estridente extradiegética como si estuviera representada por una orquestra que acompaña la proyección del largometraje cual obra de teatro clásico.

No se puede sacar nada en contra de lo nuevo de Lanthimos. Con unas actuaciones espectaculares y únicas en su haber –que, a priori, no sorprenden, pero no porque esta metodología se haya visto en muchos films con anterioridad, sino más bien por ser un propio reflejo de la realidad en la que vivimos- y una historia compleja que no requiere su máximo entendimiento para sentir aquello que quiere transmitir a través de sus imágenes, las cuales son poder puro. Su falta de alma manifiesta la presencia de la misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s