Jurassic World (2015, Colin Trevorrow)

22 años después, el parque vuelve a abrir sus puertas. Jurassic World no deja de ser, en su totalidad, un ejercicio de nostalgia para contentar a todos los fanáticos que descubrieron un mundo nuevo gracias a la capacidad de Spielberg por construir a escala real el imaginario que Michael Crichton desarrolló en su novela. Pero, ¿y qué más da? Jurassic World es solo un intento más per revivir una saga que ha marcado un hito en la historia del cine fantástico. Es evidente que carece de cierta originalidad siendo un producto reciclado de otro que, en los noventa, fue todo un exitazo. Colin Trevorrow, director del film, se embarcó en la aventura de volver a generar los mismos sentimientos en los espectadores que vivieron en su momento el nacimiento de Jurassic Park. No es una tarea sencilla, teniendo en cuenta que estamos en la era de los remakes, reboots, secuelas, y tantas otras cosas que solo hacen que demostrar la carencia de ideas por la que está atravesando Hollywood. Aunque eso no quita que de vez en cuando caiga algún bombazo. Y, sí, Jurassic World en gran medida copia muchísimos elementos de su predecesora –obviando que, por el momento, el argumento hace caso omiso a las dos secuelas ya existentes de Park-, incluso le roba diversas escenas y las representa de un modo similar, pero, grosso modo, Trevorrow logra su objetivo. El de poder volver a transmitir la magia de la banda sonora de John Williams, aquí a manos de Michael Giacchino, a través de imágenes impactantes de dinosaurios alucinantes.

Aunque, tanto el guion como el director, saben que esos dinosaurios, por muy especiales y agradables que sean de ver en gran pantalla, son ya agua pasada. El espectador contemporáneo está acostumbrado a ver a un T-rex rugir y cazar como si de ver a un perro pasear por el parque se tratase. Por lo que en Jurassic World, se explora la idea de crear dinosaurios inexistentes para contentar al público. No solo se refiere al público ficticio que compone la cinta y visita este Parque Jurásico de apariencia futurista asiduamente, sino también a aquellos que ya han visto, o creen haber visto, todos los dinosaurios “impresionables” a través de otras películas o mediante el uso de internet. Es por ello por lo que el punto fuerte de World, reside en la exploración de los límites a los que el imaginario colectivo puede estar sometida dentro del universo cinematográfico del Jurásico. El film da vida a un dinosaurio nuevo, más feroz, más sanguinario, más violento, con más dientes y con menos ganas de hacer amigos que los pequeños Triceratops herbívoros que son utilizados como ponis por los niños visitantes del parque. La unión de dos de las especies que más furor han causado entre los espectadores y que más cancha dan a esa doble temática por la que se mueve la esencia de las películas de Jurassic Park. Una temática que aborda el humor, bastante infantil en esta World, con dosis de suspenses y terror para incrementar la sensación de supervivencia. Ciertamente es una herramienta que ha funcionado bien. Da pie a, por lo menos, poder construir una historia con matices originales, a pesar de que sigue la estructura de Spielberg, para diferenciarla con mayor facilidad del resto. Conserva aires de remake, o reboot, más que de secuela en ocasiones, pero gracias a ese incentivo novedoso en lo que a “monstruo” nuevo se refiere, la cinta de Trevorrow se desmarca muy acertadamente.

jurassic-world-super-bowl-trailer-1

La cosa, sin embargo, no pinta igual de bien en todos los aspectos del film. Sobre todo en lo referente al reparto y a los personajes. Así como las anteriores se atribuyen a dos pilares fundamentales de la historia, Sam Neill y Jeff Goldblum, cuesta mucho acercarse de un modo tan íntimo a los nuevos protagonistas. Empezando por los dos chicos, Zach y Gray Mitchell, interpretados por Nick Robinson y Ty Simpkins, respectivamente. Ninguno de ellos transmite ninguna empatía o capacidad para que uno llegue a preocuparse por ellos. Ni siquiera importan en la historia, puesto que a lo único que se viene aquí es a ver cómo los carnívoros se adueñan del parque y cómo los héroes, en este caso, Chris Pratt y Bryce Dallas Howard, se desviven por recuperar el control de la isla. Aunque tampoco es que ellos desprendan nada especial, pero al ser el elemento central y que parecen ser los únicos con capacidad para solucionar este embrollo, pues sí que se les presta más atención. Dejando de lado, claro, que al tratarse de personajes principales no corremos el riesgo de perderlos en ningún momento. Ni siquiera, creo, que existe tal preocupación, ya que en el universo de Jurassic Park son otro tipo de personajes los que tienen más papeletas para ser devorados.

Pero, ahora bien, sí que hay que darles el mérito a Pratt y Bryce Dallas Howard por protagonizar un par de momentos que forman ya parte de la historia del universo cinematográfico de Parque Jurásico. Uno con raptores y motos y la otra con un Tyrannosaurus rex, cada cual con sus elementos necesarios para hacer que la nostalgia se apodere de cada uno de nuestros sentidos y nuestro ser caiga rendido a los pies de Jurassic World. Una película que, sin ser perfecta, ni quererlo ser, ofrece un espectáculo casi comparable a la Jurassic Park original. Con un final que es puro poderío visual irrefutable. Te mantiene enganchado hasta el último segundo con una batalla de colosos predecible pero frenética, impecable y llena de emotividad. Capaz de transmitir sensaciones demasiado personales como para expresarlas con palabras. Algo intransferible.

Jurassic World es más que un blockbuster corriente y moliente. Contiene todos sus ingredientes, pero, en el fondo, es parte de un bloque de films fantásticos que van más allá de cualquier intento de ser más que entretenimiento. Y no por querer plasmar un mensaje o denuncia social, sino por lo que significa la obra en sí. Su primera mitad es algo pesada, solo hay que darle tiempo para despegar y dejar que la nostalgia haga su papel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s